Cómo hablar de tus deseos inconfesables con tu pareja

En una relación de pareja la comunicación es primordial para que pueda existir una unión fuerte y que, sobre todo siga como el primer día durante muchos años. En ocasiones la comunicación, el hablar de aquello que te incomoda como también aquello que deseas se vuelve muy complicado, principalmente si no eres dado a realizar estas acciones. Si llevas mucho tiempo deseando realizar una fantasía con tu pareja, nosotros te vamos a ayudar a que sepas cómo hablar de tus deseos inconfesables a tu pareja y lograr convencerla de que te ayude a realizarlos.

Cómo contarle a tu pareja tus fantasías y deseos inconfesables

Hablar con la pareja de las relaciones sexuales debe ser algo habitual, que no se considere tabú. En muchas parejas puede ocurrir que el sexo se produzca como algo esporádico, como algo que crea esa tensión disfrutable pero que, una vez que se ha terminado, se olvide por completo y que no se introduzca en ninguna conversación. Esto es muy habitual en parejas en las que sienten algún tipo de timidez, ya bien sea por sus cuerpos, porque desde pequeños se les estuvo estigmatizando con las relaciones íntimas o incluso porque piensan que pueden llegar a ofender a la otra persona.

Todo esto es algo que debes de quitarte de la cabeza, puesto que si vas a estar con una persona, esa persona debe de conocerlo todo de ti, desde el detalle más conocido de ti hasta el que solo conocen tus amigos más allegados o incluso los detalles que ni ellos mismos conocen. Por otro lado, como nos comentan las expertas de Alicante69, no puedes llegar a casa después del trabajo y decirle “Cariño, mi deseo inconfesable que quiero practicar en la cama es X”, ya que podría ser algo bastante chocante y que dejaría fuera de juego a esa persona. De igual modo, tampoco se recomienda preguntárselo mientras se están manteniendo relaciones si sois unas personas que no soléis hablar del sexo o incluso si no estáis acostumbrados a variar en la cama.

Consejos para confesar tus fantasías a tu pareja

Se podría decir que existen diferentes vías para confesarle tus fantasías sexuales y en esta guía te queremos mostrar varias de ellas para que puedas usar la que más te gusta. La primera de ellas es la habitual, es decir, armarte de valor e ir poco a poco introduciéndole el tema. Quizás en la primera vez que hables con ella o con él no te sientas cómodo, sin embargo, podrás ir desgranando la reacción que pueda tener y sobre todo llegar al punto que deseas en menos de una semana. No es recomendable, como hemos dicho anteriormente que vayas y se lo sueltes de golpe, ya que si no estáis acostumbrados a hablar de sexo o de fantasías es posible que le choque el motivo por el que no le has contado antes eso, pensando que has estado con otra persona o incluso poniéndose a la defensiva.

La siguiente manera de hablarlo y también de realizar esa fantasía o deseo más oculto es por medio del propio juego y sexo. La idea es que puedas cada día que tengáis sexo incluir algo nuevo, ya no estamos hablando de un disfraz o de un juguete, sino de cosas más simples como un juego preliminar o una postura nueva, algo que pueda hacerte ver qué es lo que puede llegar a gustarle y qué no. Esta experimentación y exploración dará con total seguridad a conversaciones sobre el tema, siendo ese el momento ideal para poder lanzarle los deseos que tienes, pero no antes de haber practicado otros diferentes, ya que el salto de unas relaciones sexuales convencionales a un deseo inconfesable de gran calibre puede sorprender y mucho.

Nuestra recomendación es que puedas sentarte con la persona y decirle que te apetece probar cosas nuevas con ella y que siempre has deseado realizar, de esta manera, tu pareja sentirá que confías en ella para hablar de esas fantasías y sobre todo, podrás decirle que ninguna de tus exparejas han sido capaces de cumplir esas fantasías o deseos, algo que hará que tu chica o chico sienta ganas de estar por encima de esas personas de tu pasado por puro egoísmo, pero sobre todo, y lo más importante logrando que por fin se cumplan tus deseos y puedas realizarlos.