Cómo hacer sexo anal sin dolor

Una de las experiencias sexuales que más hombres desean realizar es el sexo anal. Se ha convertido en una fantasía erótica muy común, sobre todo porque cuenta con muchos placeres ocultos y disfrutes que no se ha llegado a experimentar nunca, además de estar promovido por muchos vídeos eróticos que pueden verse por Internet. Si quieres practicar sexo y que tu pareja no sienta dolor, te vamos a dar los mejores consejos y trucos para que la sesión sea perfecta y podáis tener un orgasmo que no olvidaréis nunca.

Consejos para practicar sexo anal

Buena comunicación entre la pareja

Uno de los consejos clave que tienes que seguir al pie de la letra para poder hacer sexo anal sin dolor es que pueda haber una buena comunicación entre la pareja. En el caso de que esta brille por su ausencia, será muy complicado que ambos podáis disfrutar plenamente de esta relación sexual, ya que os encontrareis con bastantes obstáculos y sobre todo, al no escuchar a la pareja, puede ocurrir que la experiencia no sea tan gratificante, por lo que conviene que los dos vayan hablando y conversando mientras están practicándolo, para saber cuando ir más lento o más rápido o si se debe hacer con una intensidad más suave o no.

Usar un lubricante anal

Uno de los elementos que tienen que estar presente en todo momento es el lubricante. Cuando se practica el sexo vaginal, esta parte cuenta con una lubricación natural ya que los fluidos de la mujer van a ayudar a que la penetración y la fricción no sea dolorosa, sino todo lo contrario. Sin embargo, el ano no cuenta con ninguna lubricación, por lo que si no se usa un lubricante el dolor puede ser bastante grande ya que no se facilita la introducción del pene. De la misma manera, tampoco ayudará a la propia práctica, ya que la fricción será mínima, a pesar de que el conducto sea más estrecho, la sensación no será del todo agradable. Es recomendable por otro lado que el lubricante que se utilice esté indicado para este tipo de prácticas, ya que a diferencia del vaginal, cuenta con otros componentes.

Utilización del preservativo en todo momento

El preservativo o condón deberá de ser utilizado incluso si tienes una pareja de muchos años. Principalmente se piensa que el condón solo debe ser utilizado como si fuese un anticonceptivo y por lo tanto, para la practica del sexo anal no hace falta llevarlo, y mucho menos, cuando se trata de relaciones de mucho tiempo. Como nos comentan desde GeishaValencia.com, el uso de este elemento ayudará en muchos factores que van más allá del hecho de quedar o no embarazada, algo que, por supuesto, con el sexo anal no podría ocurrir. Cuando usamos el condón estamos evitando muchas enfermedades de transmisión sexual o ETS ya que el ano cuenta con una gran cantidad de bacterias que pueden dañarte y provocar infecciones graves. De igual manera, el material del preservativo va a ser un buen elemento para la penetración, ya que suele estar lubricado tanto por dentro como por fuera, por lo que ayudará a esta actividad y sobre todo, a que sea menos dolorosa.

Recomendaciones para tener sexo anal sin dolor

Uno de los mayores consejos que vas a poder recibir es que debes de hacerlo sin prisas, con tranquilidad y sin que haya presiones. Recuerda que, si estás con tu pareja y los dos queréis disfrutar de esta actividad, no tendréis que correr, sino que deberéis ir con tranquilidad y con pausa, ya que si se hace de una manera sin pensar, corriendo puede ocasionar grandes daños y dolor que haga que la persona que está recibiendo el sexo anal se cierre por completo a seguir practicándolo.

Cuando hablamos del sexo anal, al igual que puede ocurrir con el sexo en general, hay que ser delicado, empezar poco a poco, experimentando con las sensaciones hasta que después se va adentrando más y más en estos estímulos hasta que finalmente se pueda disfrutar de un sexo más pasional incluso si se desea, pero si es vuestra primera vez, deberéis de hacerlo con más paciencia, con más dedicación y sobre todo, como hemos comentado al principio, con comunicación, sabiendo si la otra persona se encuentra bien y se disfruta.

Es recomendable de igual manera que no vayas a saco con la práctica del sexo anal, debiendo de ir poco a poco, es decir, estimulando otras zonas del cuerpo, para ir luego centrándote en el ano, aplicar lubricante, introducir un dedo, después dos o un juguete erótico, para luego, cuando el cuerpo esté relajado y listo para la acción, que se vaya penetrando pero siempre con tranquilidad, muy despacio, y que el cuerpo se vaya acostumbrando a esta experiencia para luego, si ambos lo desean, que se pueda ganar en rapidez en la penetración.